Bacalar pueblo mágico paradisiaco

Entre pequeñas casas de pescadores emerge la hermosa laguna del mismo nombre que, aseguran, tiene siete tonos de azul. En este hermoso cuerpo de agua es posible nadar, esnorquelear, bucear y realizar tranquilos paseos en lancha.

Bacalar es un pueblo tranquilo ubicado al suroeste de Tulum y al norte de la frontera con Belice, un refugio aislado del resto del mundo. Aunque en este paraíso en medio de la jungla no suele haber mucho movimiento, la tranquilidad que se respira es su mayor atractivo. Su laguna de siete colores, la cual está ubicada en el lado Este de la carretera, es el principal atractivo de Bacalar y un lugar muy frecuentado debido a su belleza natural.

En la plaza principal del pueblo se encuentra el Fuerte de San Felipe, el cual fue construido en el siglo XVI para proteger a la población de los ataques piratas, y la Parroquia de San Joaquín. En este pequeño pueblo no existen grandes complejos turísticos, únicamente hoteles boutique de estilo rústico.

El Hotel Rancho Encantado se encuentra ubicado a la orilla de la laguna ofrece una gran variedad de bungalós, un spa y un restaurante/bar informal llamado Los Hechizos. Otro hotel que se encuentra en la orilla frente al lago es Villas Eco-Románticas Kúuch Ka’anil, el cual cuenta con una piscina al aire libre, spa y restaurante, así como con un área de playa privada y una terraza desde la cual se puede admirar la belleza de la laguna.

Otro sitio que destaca en este encantador pueblo es el restaurante Los Aluxes, donde usted podrá disfrutar de mucho más que un delicioso platillo de comida yucateca. Este restaurante se encuentra bajo una palapa al aire libre frente a la laguna, y un columpio sobre al agua lo invita a columpiarse para después saltar sobre las cristalinas aguas azules. Otro restaurante muy popular es La Playita, cuyo menú combina los sabores de la cocina mexicana y argentina mediante platillos elaborados a partir de mariscos frescos. Después de comer, usted podrá dar un paseo a lo largo del muelle para relajarse.

Lo tradicional
Una actividad muy frecuente en Bacalar es la talla de madera en varias formas. Se utiliza el palo de tinte para teñir la ropa tradicional que puede adquirirse en la localidad, como los huipiles bordados a mano. También bellos tejidos y cestería, producto de la imaginación y habilidad de los artesanos con la palma. Es frecuente la oferta de coloridas hamacas, ideales para un buen descanso. En el Cenote Azul encontrarás varios de estos productos.

En los alrededores de Bacalar existen otras poblaciones de origen maya en las riberas de la laguna. Hacia el norte está Buenavista, cerca de otras lagunas como las de Guadalupe, Teresita y Los Conejos; además, cuenta con un balneario. También destaca Limones, con sus típicas chozas rústicas y su sencilla iglesia. En la punta terminal sur de la laguna aparece Xul-Há, donde otro pequeño espejo de agua se une al mayor por medio de un canal de corriente rápida.

Antes de irse, no olvide visitar el famoso Cenote Azul, una piscina natural que además cuenta con un restaurante y bar, o visite el parque ecoturístico BioMaya, el cual le ofrece una experiencia llena de aventuras. Su principal atracción es la tirolesa, la cual lo lleva a través de la selva tropical, donde coloridas guacamayas y vistas espectaculares de la laguna se suman a esta experiencia única. Una excursión guiada, un paseo por la naturaleza y una tienda de recuerdos también hacen parte de este parque.

Compartir

Autor entrada: Redaccion

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *